Escena de huida

Cada lunes compartiré una escena de mis libros. Hoy toca El príncipe de Arabia:

 

#Escenadehuida

A pesar de que la fiesta se estaba desenvolviendo sin contratiempos, el ambiente comenzaba a cargarse por el gentío que se agolpaba contra el escenario. Los guardianes quisieron controlar la situación lanzando latigazos para que se apartaran. Eso no hizo más que provocar una avalancha de personas que reculó despavorida hacia detrás. El caos reinó entonces por toda la plaza. Los espectadores se desperdigaron buscando una vía de escape. Los soldados se agolparon en las salidas e intentaron detener a la muchedumbre a base de más latigazos, pero la fuerza de la turba era superior y tuvieron que apartarse para evitar ser arrollados. Los llantos de los niños asustados tronaban en los oídos de Mesbah y Rhasid, que en su huída, trataban de auxiliar por todos los medios a las personas más necesitadas. Mesbah había cogido en brazos a una solitaria niñita que lloraba desconsolada buscando a sus padres; mientras, Rhasid había asistido a un anciano que no podía correr y que se encontraba desvalido.
—¿Y Dagmar? —preguntó alarmado.
—Ni idea —dijo Mesbah al reparar en su ausencia.

Fragmento de El príncipe de Arabia
https://t.co/DgB1UOPf8I

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s